Si estás descontento con tu vida, depende de ti cambiarla.

Muchas veces, nos conformamos con lo que creemos que es correcto, aceptable y seguro. Estamos tan dominados por la idea de quedarnos en dónde estamos porque da miedo moverse. Porque da terror enfrentar un ambiente completamente nuevo sin las personas, cosas o lugares a los que estamos acostumbrados.

Tenemos miedo a la idea de seguir adelante, de movernos, de avanzar. No queremos dejar atrás las cosas que en su momento fueron buenas o conocidas. Sacrificamos nuestro propio ser y nuestra felicidad de manera inconsciente. Escogemos arriesgar ello por miedo y quedarnos, cuando deberíamos seguir adelante y avanzar.

Si te sientes infeliz, MUÉVETE. Porque si estás destinado a quedarte en un lugar, deberías tener raíces en vez de pies.

Si estás descontento con tu trabajo, búscate otro.

Si sientes que ya no estás creciendo ni aprendiendo, que ya no eres productivo, si sólo entras y sales del trabajo todos los días – entonces muévete. Si estás estresado constantemente por el hecho que te agota mentalmente, físicamente y emocionalmente, muévete. Si piensas en quedarte con ese trabajo que nunca falla en ponerte de mal humor porque con eso pagas las cuentas y porque tal vez te darán una “promoción” ahí y podrás considerarte “exitoso” y “más feliz” – NO. Tu felicidad no depende de tu éxito. Tu éxito, en realidad, depende de tu felicidad. Si piensas que hay nuevas oportunidades, nuevos lugares, nuevas cosas que tú puedes explorar y que contribuirán a tu alma y tu crecimiento personal, entonces anda.

Nadie está demasiado viejo para intentar. Si termina bien o mal, sigue siendo una experiencia de vida. No olvidemos que cada experiencia nos enseña una lección valiosa que tal vez no hubiéramos aprendido si escogíamos hacer otra cosa.

Si estás descontento con las personas con las que te rodeas, retírate.

Si sientes que ya no te influencian de manera positiva y que ya no prosperas con ellos, retírate. Irte no necesariamente significa que los estás sacando de tu vida o que te olvidarás de ellos para siempre; simplemente significa que finalmente estás siguiendo adelante. El tiempo que tuviste con ellos fue espectacular. Hubo aprendizaje y aliento, pero cuando ellos ya no proveen eso y todo lo que hacen es influenciarte a conformarte, entonces es el momento de decir “gracias” y “los veré de nuevo”. Sólo estás reconociendo que tienes que seguir con tu vida, posiblemente sin ellos.

Si estás descontento con tu vida amorosa, termínala.

Esa persona no es la última en el planeta. Relaciones románticas son mucho más que besos en la frente, cenas, abrazos fuertes y cartas amorosas. Relaciones románticas, como cualquier otra conexión importante, deben madurar contigo.

Las relaciones románticas tienen que dejarte florecer y desarrollar en todos los aspectos de quién eres. Debe alegrarte todas las mañanas y no cargarte con preocupaciones y resentimiento. Si tu pareja se convierte en un constante instrumento de dolor y toxicidad, déjalo. No estás obligado a cargar con eso. Tu pareja tiene que ser una de las primeras personas en impulsarte a ser mejor, motivarte y contribuir a descubrir el alcance de tu grandeza. Recuerda eso, siempre. ¿Quién sabe? tal vez en el futuro cercano encontrarás a alguien que contribuirá a elevar tu alma aún más.

Si estás descontento con tu ciudad, múdate.

No te estanques detrás zonas de confort y lo seguro. La familiaridad es buena pero demasiada familiaridad no lo es. Un poco de riesgo y duda pueden llegar lejos. Si sólo te estás quedando porque te sientes seguro y porque ya has estado viviendo ahí por un largo tiempo, porque es tu “hogar” o porque es “conveniente” – entonces, deberías reconsiderar tus decisiones. Estar cómodo puede dar mucho más miedo que tomar unos riesgos. Dejaste de conquistar cosas magníficas cuando te empezaste a poner cómodo. Recuerda, cosas maravillosas vienen fuera de tu zona de confort. Así que, empaca tus cosas, deja tu ciudad y múdate a otra si es necesario. Anda en una aventura a donde sea. Comienza de nuevo. Busca un lugar que te gustaría visitar, un lugar en el que te gustaría quedarte. Este es el momento. El hogar es donde está tu felicidad, no donde es seguro.

Si estás descontento con el rumbo de tu vida, cambia de dirección.

Ya sea tu curso de universidad, tu carrera o la trayectoria de tu empresa; cualquier camino que estás tomando ahora mismo, si te huele a descontento, entonces es el momento perfecto para pausar y redirigirte.

Si estás tomando un curso que no te gusta, cambia. Confía en mí cuando digo que no quieres desperdiciar años, esfuerzo y dinero en algo que ni siquiera te gusta. Solo te enseñará a conformarte. Al final del día, si no te da confianza, te seguirás sintiendo vacío, cansado. Así que en verdad no importa si te gradúas el siguiente año, deberías decidir antes de que te encuentres atrapado en un asiento de oficina con demasiado trabajo de mierda que ni siquiera entiendes ni enriquece tu pasión. Si estás invirtiendo años de tu precioso tiempo y dominio en una carrera que no te satisface, cambia. Si no te ves en el mismo camino en los años que vendrán, ¿cuál es el punto?

No hay un tiempo correcto para cambiar e irte, lo haces cuando quieres. Lo haces cuando eres infeliz. Lo haces ahora. Toma un nuevo camino, adopta la diversidad y el desarrollo. En cualquier camino que estés ahorita, si no estás feliz, date una vuelta. Ya sea izquierda o derecha, mientras seas feliz, nunca te perderás.

Si estás descontento con como ves la vida, mueve tu mirada.

Mira la vida con un diferente punto de vista, una diferente perspectiva. Reencuéntrate con la vida. Preocuparte o sobre-pensar las cosas no cambia como funciona la vida. Tal como dicen, no te estreses sobre cosas que no puedes cambiar. Lo único que puedes hacer es fijar tus ojos en una luz diferente, ver la vida en todo su esplendor. Dejar de verla por todos sus problemas. La vida es hermosa.

Si estás descontento con donde estás ahora, muévete.

Es así de simple, no sé porque hacemos que todo sea tan complicado. Porque desperdiciamos tanto de nuestro tiempo y energía escrudiñando todo, cuando en realidad lo único en lo que deberíamos estar pensando es nuestra felicidad.

Entonces, en vez de temer y sobre-analizar cada decisión que tomes en tu vida, confía en tu instinto. A veces, tomar riesgos y aferrarnos a la perplejidad es algo bueno. No siempre tienes que pensar en los pros y cons de las cosas, a veces solo hay una cosa que en verdad importa y eso es tu felicidad, tu pasión por la vida y tu hambre por un corazón contento. No tienes que estar seguro de donde vas o de cual es el siguiente paso; a veces lo único que tienes que hacer es tomar ese primer paso que es MOVERTE.

Extraído de www.thoughcatalog.com

Traducido por: Macarena Ruiz

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *