MI TRABAJO COMO COACH

Muchas personas me preguntan ¿Qué hace un coach?

Rápidamente les respondo con otra pregunta: ¿tienes alguna idea? Y lo que predomina en las respuestas que obtengo es que la mayoría de las personas cree que un coach es un motivador. La realidad es que mi trabajo como coach no es ser una motivadora.

Mi trabajo como coach es facilitar que las personas reconozcan sus virtudes, sus limitaciones, sus valores. Definitivamente, el participante (a quien se le denomina coachee), al tomar consciencia de quién es y de lo que puede lograr, se motiva solo. Y como muchas cosas en la vida, que tienen dos caras, hay quienes han pasado por un proceso de coaching conmigo y han encontrado lo que necesitaban para alcanzar su objetivo, y hay quienes descubrieron que aquello que querían en realidad era una ilusión, puesto que tenían una idea equivocada del resultado, o una meta por cumplir que no era de ellos sino mas bien de sus padres, pareja, hijos, etc.

Muchas veces queremos cosas sin saber por que las queremos. Simplemente por que pensamos que será agradable.

Otras veces, por cariño, por lealtad, por compromiso, deseamos satisfacer los deseos de otros sin pensar en nosotros o en el sacrificio que representa para nuestras vidas. Inclusive, soñamos con lograr algo en espera de un resultado que depende de otras personas. Puedo citar el ejemplo de un coachee, que durante mucho tiempo trabajó y se esforzó por lograr un reconocimiento en la empresa en la que trabajaba. Su expectativa, era obtener un financiamiento de la empresa para cursar una maestría. El asumía que con el compromiso que creía demostrar a la empresa, obtendría dichas facilidades. Nada mas lejos de la realidad cuando respondieron a su solicitud. La empresa efectivamente reconocía el esfuerzo y la dedicación que entregaba en su trabajo, sin embargo, no consideraron pertinente la inversión que implicaba la maestría. ¿Fue injusto? ¿Cómo se sintió mi coachee? ¿alguna persona con autoridad dentro de la empresa le había dicho a el, que si se esforzaba lo premiarían con una maestría?

La realidad es que fueron expectativas solamente de el. La empresa ya había ayudado a otros colaboradores y eso lo hizo asumir que con el sería igual. Luego de esa decepción, el se sintió frustrado, poco valorado y evaluaba la posibilidad de retirarse del trabajo. Afortunadamente se dio cuenta de las expectativas que el tuvo fueron producto mas de su cabeza que de la empresa en si. En el proceso de coaching que tuvo, pudo reconocer que le gustaba su trabajo, que era bueno en lo que hacía y que la empresa lo valoraba mas de lo que el había podido percibir.

Es así como evidenciamos que muchas veces nuestras expectativas y metas son producto de ideales que no dependen de nosotros.

Pero volviendo al punto de mi trabajo como coach, lo fundamental es que mediante el proceso, el coachee tome consciencia de quién es, a donde quiere llegar y como hará para lograrlo. Mi misión y compromiso es ayudar a la reflexión por medio de preguntas y que el participante identifique a través de sus respuestas, que es aquello que no le permite avanzar, aquello que le impide ser o hacer lo que desea, o aquello que no lo deja ser feliz.

Espero haber podido aclarar las dudas con respecto a lo que hago como coach. Lo hago con mucho gusto y me motiva de corazón no solo ver el resultado luego de las sesiones, sino también aprender de cada una de las personas que llevan el proceso de coaching.

Por ello, gracias, gracias, gracias.

Marisol

 

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *